lunes, 25 de octubre de 2010

de profesión, cortavenas.

esta mañana tranquilamente tirado en la alfombra jugando con el peque he vuelto a disfrutar de Tindersticks como hacía mucho tiempo al recuperar esa joya que es el directo The Bloomsbury Theatre 12.3.95. Una maravilla que vio la luz tras la edición de su segundo trabajo y que editaron de manera más o menos furtiva tanto en cd como en un precioso vinilo con ilustraciones gatunas (que el hace tiempo desaparecido comentador txabo tuvo el detalle de grabarme en su momento) y que más tarde recuperarían en la reedición de su segundo disco completando así una edición doble de auténtico LUJO.

Ahí están (casi) los mejores Tindersticks, a un paso de editar "curtains" (o lo que es lo mismo, el tercer vértice de un triángulo perfecto), repasando los mejores temas de sus dos primeras obras, las que les pusieron en el mapa del drama hecho música que tantas canciones y tantos conciertos increibles nos ha brindado. "a night in", "talk to me", "no more affairs", "tiny tears" .. o ese perfecto final con la esquiva y deliciosa "for those" son pura delicia, una banda pillada en su mejor momento y en directo, que todo el que les haya visto sabe que es donde nunca fallan, puede que hayan flojeado una época en disco (esa vena soulera), pero en directo son siempre cita obligada.

Por cierto, alguien sabe por qué siempre están tan caros los discos de Tindersticks?

ale, queda inaugurada una nueva etiqueta para la lista: "abuelo cebolleta", ahí mandaré si me acuerdo los comentarios de discos viejos y tal ..

4 comentarios:

saioa dijo...

y pensar que hasta hace 3 años yo todavía no sabía quiénes eran los tindersticks...madre mía, qué tres primeros discos. Elegancia en estado puro.
por cierto, que los conocí gracias a al dodo juanra. Gracias mi :)

saioa dijo...

gracias MIL que quería decir, sorry

manoloDominguez dijo...

pues en londres ví una copia en vinilo de ese disco sobre las 30 libras. y la dejé por cara. ahora me arrepiento un poco.

txabo dijo...

Ejem, por alusiones... no sé qué decir. Sólo que tengo este disco en doble vinilo, en formato 10 pulgadas, como si fuera oro en paño, no sólo por la forma, sino, sobre todo, por lo que contiene: indiscutiblemente, los mejores Tindersticks. En cuanto a mi ausencia en el blog, sí, tienes razón, pero es que el otoño no me sienta nada bien.