miércoles, 20 de enero de 2010

Polonia

Bueno, paso a colgar un texto que escribí hace un tiempo que en principio iba a ir para una revista, se suponía que iba a ser una sección más o menos regular de viajes (gracias por el interés roi), pero creo que una parrafada como esta (y eso que me corté a la hora de escribirlo) no es posible encajarla en el espacio que había disponible para ello.

Así que como ya estaba escrito, le añado unas fotos, y lo cuelgo aquí, igual a alguien le interesa o le viene bien si tiene pensado visitar el país. Si hay respuesta positiva, igual me animo a escribir algún otro texto de este tipo :)
El viaje fue el verano del 2007 si no me equivoco, si alguien quiere algo más de info o lo que sea, lo puede pedir en los comentarios. En el texto no hay datos prácticos sobre precios de entradas, direcciones de restaurantes-alojamientos etc .. pero de algunas cosas seguro que me acuerdo.

Lo dicho, un viaje más que interesante.

POLONIA

No sé si tendrá que ver el tema generacional o no, pero a mí, ciudades con nombres como Varsovia o Cracovia siempre me han sonado de lo más sugerente, supongo que siempre relacionado con esa denominación tan misteriosa, “la Europa del este”. Así que Polonia bien se merecía una visita, sobre todo ahora que todavía el turismo no ha entrado a fondo, y es posible disfrutar de sus maravillas sin agobios y a unos precios muy asequibles para el bolsillo euro.

El recorrido en esta ocasión, y a base de trenes, será un poco diferente a los que ofertan la gran mayoría de agencias, la ventaja de viajar a tu aire es que te puedes permitir no tener que ajustarte a una ruta, y así, en vez de tirar hacia el norte y las ciudades a la orilla del Báltico, tras visitar Varsovia, Cracovia y Wroclaw, el rumbo será hacia el sur, hacia Zakopane, justo en la falda de los montes Tatras.

Lo normal es volar a Varsovia, pillar un taxi en el aeropuerto, y que te timen (de eso nos daremos cuenta al coger otro para hacer el mismo recorrido en sentido contrario). Una vez allí, cabe decir que la capital polaca no es precisamente una ciudad espectacular, así que nos dará para pasar un par de días tranquilamente, recorrer la ruta real a la sombra de sus imponentes edificios, sacar unas fotos al palacio de la cultura y las ciencias, pasear por su restaurado caso antiguo hasta llegar a la zona amurallada que separa la ciudad vieja de la nueva, hartarnos a probar la gastronomía local a precio de risa, y como recomendación, pasarse una mañana por el mercado ruso.

(varsovia, casco viejo)

Si preguntan en su alojamiento por el mercado ruso, seguramente le intenten convencer de hacer cualquier otra cosa en vez de pasearse por allí, o si es el caso, que resguarden sus carteras lo mejor posible .... eso ya cada uno ... pero si deciden ir, se encontraran con un mercado gigantesco rodeando lo que en su día fue un estadio deportivo, plagado de puestos de todo tipo, antigüedades, mercancías de dudosa procedencia, restos (verdaderos o no) de equipaciones militares, dvds porno ofrecidos clandestinamente según paseas entre puestos ... curioso ... y con no demasiados turistas por la zona.

(varsovia, palacio de la cultura y la ciencia)

Tras un par de días por la capital, dirección suroeste hacia Wroclaw, preciosa ciudad universitaria que nos dará para uno o dos días como mucho de visita, quizás parezca poco tiempo y den ganas de pasar de largo, pero realmente merece la pena la parada.
Empezamos por la preciosa plaza central, donde aparte de admirar el maravilloso edificio que alberga el ayuntamiento, tomaremos nota mental para regresar a la hora de la comida o la cena, y comernos un codillo como sólo lo habíamos visto antes en fotografías, bru-tal.
Desde allí, paseando, visitamos la maravillosamente barroca aula leopoldina de la universidad, el jardín botánico, la isla de la catedral, el mercado cubierto ... y el parque Slowacki, donde dentro de un curioso edificio circular, disfrutaremos del alucinante Panorama de la Batalla de Raclawicka, pintura de 114 metros de largo expuesta de manera circular que gracias a su disposición te hace sumergirte como nunca antes en un cuadro.

(wroclaw, ayuntamiento)

Partiendo de Wroclaw hacia el sur llegamos a Cracovia, capital “turística del país” y verdadera maravilla medieval. Tras dedicar el tiempo necesario a recorrer la preciosa ciudad histórica, su castillo, barbacana y plazas, lo esencial es dedicar una mañana a las increíbles minas de sal de wieliczka, a tan sólo 14 Km de Cracovia, un increíble descenso a las entrañas de la tierra donde nos encontraremos con interminables pasillos, lagunas subterráneas ... y lo que es más increíble, una “capilla” realizada íntegramente de sal ante la que es imposible no quedarse boquiabierto.

(cracovia, lonja de los paños)

Otra visita obligada a poca distancia de Cracovia son los campos de concentración y exterminio de Auschwitz – Birkenau, imprescindible museo del horror donde si tienes suerte y no topas con ningún grupo organizado, el silencio en el ambiente se puede casi palpar, siendo todavía más fuerte la impresión de pasear por lo que fue la parte más negra de nuestra historia reciente. Visita absolutamente obligatoria.

(auschwitz, fotos de registro)

Nuestra última etapa (en esta ocasión en autobús) será Zakopane, población de montaña prácticamente en la frontera con Eslovaquia, que en invierno se llena de gente aficionada al esquí, y en verano ofrece un montón de actividades relacionadas con la naturaleza, senderismo, paseos en barca por el río ... y lo que es más importante, o al menos lo que nos llevó hasta allí, una arquitectura propia y personal de la zona con unos edificios e iglesias realizados íntegramente en madera realmente preciosas. Casas diseminadas por toda la población que nos harán pararnos antes sus fachadas y estructuras totalmente alucinados, como si estuviésemos ante el escenario de un barroco cuento de hadas, incluido el “alegre” cementerio local, aunque resulte curioso, visita obligada una vez allí.

(zakopane)

un par de consejos:

-si nos vamos a mover en transporte público, llevar una libreta para escribir nuestros destinos y facilitar así la compra de billetes, nuestra pronunciación de los nombres de las ciudades, ni de lejos se acerca a suya, así que resulta complicado entenderse en ese sentido.

-normalmente las raciones de comida son enormes! El primer día pediremos dos platos ... luego ya serán tres platos para dos .. y seguro que acabamos comiendo un plato cada uno.

6 comentarios:

siguesiguepop dijo...

pues está muy pero que muy currado... esperamos más cosas de este tipo

saioa dijo...

a mí también me ha gustado! la info gastronómica que no falte! :)

iñakito dijo...

A los que visiten Wroclaw les recomiendo un resto que hay en la calle Odrzanska que parte de la Rynek y que se llama Kurna Chata. Baratito, con clientela local y ambiente rústico.

juanra dijo...

gracias por la aportación iñakito!

volviendo del Panorama de la Batalla de Raclawicka hacia el centro paramos a comer en un restaurante alejado del todo del tema turístico, tiradísimo de precio, sencillo, pero creo recordar que unos 2 euros por dos platos y bebida.

Antígona dijo...

Hola.
Mañana me voy a Wroclaw y quisiera saber a qué distancia está Auschwitz de esta ciudad y cualquier información sobre los medios para llegar allí. Muchas gracias

juanra dijo...

hola antigona!
yo lo hice wroclaw - cracovia en tren (mira los horarios y duración de viaje en: http://www.polrail.com/sections/travel/timetable.html)
y de allí en bus a auschwitz en bus de linea, creo que desde la estación central.