miércoles, 11 de febrero de 2009

tindersticks en directo

Acabo de mirar por internet cuando había sido la anterior visita de Tindersticks a San Sebastián, y veo que fue allá por el 99 (el siglo pasado!). Diez años después, Tindersticks siguen demostrando que asistir a sus conciertos es cita obligada, aunque su repertorio haya tenido sus altibajos durante los últimos años, ellos nunca fallan.


Esta vez el telonero fue David Kitt, tocó cinco temas, los dos primeros, los que más me gustaron, con la guitarra como única compañía, a partir del tercero enchufó el portátil y aquello dio la vuelta de un pop tristón, sentido y realmente bonito, a un eletro rock, que no estaba mal, pero al que sobre todo le sobraba minutaje.

Por cierto, el segundo tema que tocó, me sonaba mucho a éxito de los 80-90, no acabé de identificarlo, pero sabiendo el gusto de Kitt por las versiones, no me extrañaría que fuese una versión, y si no lo era, debería meterle unas bases bailables y adaptarse al revival, porque tenía madera de clásico.


Tras un breve descanso aparecieron Tindersticks en escena, abriendo el concierto igual que su último disco, “The hungry saw”, primero la intro, y después un “yesterday tomorrows” directo a la yugular.

El concierto se basó en éste, para mí correcto, último disco, eso sí, a mi al menos me pareció que los temas de “The hungry saw” ganaron muchísimo al llevarlos al directo, yo al menos disfruté mucho más de ellos ayer que escuchando el disco. Mención aparte para el excelente sonido, todo se escuchaba en su sitio, cada instrumento, desde la más ridícula maraca hasta la voz de Staples, tenía su hueco y se dejaba apreciar. Una gozada.

El concierto en ese sentido muy bien, pero claro, los momentos álgidos llegaban cuando tiraban de repertorio “clásico”, “city sickness“, “nectar”, “drunk tank” (de estas dos no estoy seguro, reconocí un par de los dos primeros discos, pero no estoy seguro al 100% si eran estas), “dying slowly”, “she´s gone” (para mí al menos, uno de los momentos más emocionantes de la noche), y bueno, una traca final para cerrar el concierto impresionante, “her” y “my sister” seguidas, casi nada.

Ayer fue la quinta vez que les veía en directo, y la verdad es que no me canso, les vería todos los años. Se me hizo cortísimo y tuve la sensación de estar flotando la mayor parte del concierto, lo único que se me pasaba por la cabeza todo el rato era “joder que bonito ... joder que bonito...”. No sé si algún futuro concierto de Tindersticks que vea superará alguna vez a aquel con orquesta en el Primavera Sound del poble espanyol, pero yo todavía confío en que algún día les de por hacer uno de esos conciertos “don´t look back” de alguno de sus tres primeros discos. Mientras sigan en este estado de forma, tiempo tenemos.

4 comentarios:

loveof74 dijo...

a mí también me parecía muy bonito, pero a veces muy alejado.

LA versión era de womack and womack

jon dijo...

De acuerdo en parte de lo que dices... A mí también me pareció que fue muy bonito, elegante, con un sonido cojonudo, la voz de Staples impresionante e incluso mejor que nunca, pero... el último disco tuvo demasiado sitio, lo tocaron entero!, y hubo poco para canciones clásicas... "City sickness" no me gustó como la tocaron, sin el crescendo del violín pierde fuerza, no tocaron "Nectar", "She's gone" de lo mejor, y el final con "Her" y "My sister" brillante... Eché en falta "Tiny tears", "Let's pretend", "Buried bones", "Raindrops"... tantas... El concierto estuvo bien, los que no les habían visto antes fliparían, pero para mí tambien era el cuarto-quinto concierto, y fue, como a Love, el que menos me emocionó... Lo de hace diez años fue inolvidable... Y me encantó que estuviese el trompetista Terry Edwards, que tocó en el primer disco de Tindersticks...

siguesiguepop dijo...

pues yo aún no los he visto en directo, me apetecía mucho mucho, pero todo no se puede

y qué buen comienzo con yesterday tomorrows...

juanra dijo...

Yo creo que todo depende un poco de si era la primera vez que los veías (entonces está claro que el concierto fue impecable) o sí les habías visto anteriormente.

Yo soy de los que ya les había visto, y mi actitud ante el concierto, teniendo en cuenta que pese a que los dos últimos discos no están mal, su carrera los últimos años no llega a la altura de lo que fueron, y viendo los cambios en la formación, fue la de “bueno, a ver que tal”. De hecho, la anterior vez que tocaron en el V.Eugenia estaba en tercera fila si no recuerdo mal, y esta vez me fui para arriba.

A partir de ahí todo fue sumar en positivo, sí, tocaron muchas (demasiadas) de “the hungry saw”, era algo que se veía venir, pero como he dicho en el post, me gustaron mucho más en directo que en el disco. Y las “clásicas” que tocaron sonaron de auténtico lujo.
No sé, partiendo de que es un grupo que gira más o menos habitualmente, y que presentaban ese disco, (yo soy el primero que echó en falta “tiny tears” o “a night in” o “rented rooms” o muchísimas de la santísima trinidad, pero me doy por satisfecho), no soy capaz de poner otra pega que no sea la del setlist, y eso a estas alturas, teniendo ya cuatro discos más aparte de los tres primeros – clásicos .... bastante que no tiraron de “muermo soul”.

La verdad es que soy incapaz de recordar (lógicamente creo yo) temas que tocasen aquella otra noche en el mismo sitio hace diez años (sólo que acabaron con el “i´ve been loving you too long” de Otis Redding), y por aquel entonces presentaban un disco bastante más regulero que The hungry saw (simple pleasures), así que me imagino que bastante del setlist tiraría de ese disco. Lo que me hace pensar si no estará demasiado mitificado aquel concierto. Yo tengo un recuerdo acojonante, pero claro, era la primera vez que les veía en un recinto cerrado, y “en casa” ...

(y mención aparte para los teloneros en aquella ocasión, Arab Strap)