jueves, 30 de abril de 2009

sophia "there are no goodbyes"


Nuevo movimiento de Robin Proper Sheppard, o lo que es lo mismo, Sophia.


Es "there are no goodbyes" el disco que nos hará recuperar la fe en el hombre que fue capaz de componer dos de los discos más acongojantes de los últimos años? pues creo que el tema está complicado de valorar individualmente, sin tener en cuenta el resto de su carrera, al menos por mi parte, y me imagino que también por parte de los que se engancharon a sus canciones como sanguijuelas tras escuchar "fixed water" y "the infinite circle", sus dos primeros discos.

A partir de su tercer disco, "people are like seasons", el cambio fue evidente, Sheppard dejó un poco a un lado las guitarras acústicas y aparte de recuperar la energía rockera de su anterior banda, empezó a juguetear con la electrónica.
El resultado? irregular y falto de emoción. Las canciones estaban ahí, desde luego que hay temas salvables, algunos momentos incluso muy buenos, pero claro, la comparación era inevitable, y ahí sí que salía bastante desfavorecido.
A cambio, una mayor repercusión, los discos ahora salen con City Slang, y consigue meter el morro en mercados como el alemán a un nivel que ni él mismo se hubiese imaginado jamás, pero claro, sacando un single como "oh my love" es normal que llegue a un público más amplio, no el mismo que le seguía desde que nació el proyecto Sophia, pero sí un público bastante mayor.

Tras ese cambio de rumbo y relativo éxito, otro disco bastante flojo que mejor pasar por alto,
y en este 2009, el reciente "there are no goodbyes". Un disco que me es complicado valorar, hay temas buenos, apenas asoman atisbos rockeros ... pero algo falta, pocas canciones tienen la carga emocional de sus mejores momentos, escuchar un disco de Sophia y quedarte impasible quiere decir que algo no acaba de cuadrar.

Lo que me acaba de despistar es el escuchar el disco extra que trae la primera edición. Un directo apabullante que sigue la estela del im-pres-cin-di-ble "de nachten", acústico con acompañamiento de cuerda, formación que Sheppard saca de gira cada vez que puede, y que es donde se mueve como pez en el agua.

Si lo que realmente disfruta y como mejor se expresa es en este tipo de formato, porque luego en los discos no acaba de atreverse a volver a esa misma forma de expresión que le llevó a grabar sus mejores temas?
Quizás ha llegado el momento en el que, como Yann Tiersen, tiene que "dividirse" entre lo que
realmente le gusta, y lo que le da de comer?

Así como el bretón sigue componiendo delicadas piezas de orfebrería para sus discos y luego en directo se dedica a marear la perdiz con un, insoportable por momentos, rock pasado de vueltas, Sheppard intenta "dulcificar" su propuesta para llegar a más público y luego en directo desenchufa la guitarra y vuelve a sus orígenes con desgarradoras revisiones de temas como "the sea" o "if only"?

espero que no .. lo que de momento me fastidia es que creo que estoy disfrutando más del disco "extra" en directo que del propio disco en sí.

2 comentarios:

probertoj dijo...

Otra decepción más de este 2009. Como Barzin, a mí Sophia me gustan más cuanto más ariscos, coño

siguesiguepop dijo...

pues a mí me molan mucho el de BARZIN y el de SOPHIA... vale, no son iguales que los discos anteriores, pero tienen su aquel