lunes, 27 de julio de 2009

sooooul men, parapapa parapapa

El viernes no pude pasarme por el jazzaldi a ver una de las cosas que más me apetecía, Thee, Stranded Horse junto a Ballaké Sissoko, así que cualquier tipo de feedback al respecto será bienvenido ..

El sábado nos acercamos a la playa a ver a The War on Drugs, banda de la que había leido bastante y bueno, pero que en directo resultó ser un bluff impresionante. Rock, psicodelia, bases pregrabadas ... donde se supone que había una mezcla de tradición y modernidad, lo que había era una mezcla bastante pesada que en sus mejores momentos se acercaba a los peores de los últimos primal scream, que ya es decir, una castaña.
Yo creo que con The War on Drugs se la han metido doblada a la organización, no sé si venían en el paquete con micah p hinson (en alguna otra parte tocan juntos), pero no aportaron ninguna de las dos cosas que yo creo deberían cumplir las propuestas "no jazziíticas" del festival, ni calidad contrastada (casos de howe gelb, kings of convenience etc otros años), ni tirón popular (como el día de russian red y vm).

De la playa subimos a la terraza a ver a Calc, banda procedente de Burdeos que lleva un montón de años ya en esto del pop suavesito. Empezó sonando a rayos, hacia el tercer tema el técnico ya debió de volver de cenar y empezó a sonar todo en condiciones, pero eso no hizo que el concierto me dejase un sabor de boca de esos que te obliga a pasarte por el puesto de merchandising a por el disco. Pop suave, algunos temas bonitos, en la onda de aquellos Da Capo pero sin trompetitas, pero bastante insulsos. Agradable, pero totalmente intrascendente.

De vuelta a la playa era el turno para Black Joe Lewis & The Honeybears, y estos sí que se llevaron a la gente a su terreno. No voy a meterme con si eran mejores o peores porque no soy capaz de valorar con conocimiento de causa la ración de rock n roll - soul que nos metimos entre pecho y espalda, pero lo que está claro es que tanto nosotros, como la gente que teníamos alrededor estaba disfrutando, bailando y pasándoselo en grande con los ritmos que salían disparados desde el escenario verde.
Otra cosa es comparar
a Black Joe Lewis con los grandes nombres con los que se le relaciona en la nota de prensa, pero lo que está claro es que el concierto fue divertido y cumplidor. eso sí, lo de que al mintuo de acabar aparezca el tipo en escena recogiendo cables, le quita bastante "glamour" al tema, la verdad.

2 comentarios:

jon dijo...

pues a mí me gustaron bastante más los war on drugs que black joe lewis. los primeros no atrajeron a mucha gente, vale, pero los segundos, aparte de sonido, poco más tenían. ni voz ni canciones ni ná... y la gente a mi alrededor tampoco es que estuviese dando botes....

juanra dijo...

por donde estábamos nosotros sí que había gente bailando y bastante animada. No serían la leche, pero creo que cumplió con creces lo de ser algo entretenido para esa hora y día.

lo de la voz, totalmente de acuerdo, por eso comento lo de las comparaciones en el texto promo, vamos, ni de lejos. Igual por eso lo de ponerse a recoger cables enseguida, sería que el verdadero black joe lewis andaba pachucho y el del sábado era el roadie? :)

lo de war on drugs ... ufff, igual es que hacía falta mucho de lo segundo para pillarles el truco, pero a mi me pareció un tostón.